El Museo de la Almendra Francisco Morales acaricia la remontada en el partido de vuelta ante el Budaörsi, el nuevo campeón

El equipo de Priego vence 2-3, insuficiente para forzar el “Golden set”

El Museo de la Almendra Francisco Morales no pudo cumplir su deseo de levantar la Copa de Europa en Budapest. Ganó en el partido de vuelta de la final de la Copa de Europa al Budaörsi por 2-3, pero fue insuficiente ante el +2 que el cuadro magiar se llevó de la ida en el Centro de Tecnificación.

La escuadra prieguense realizó una modificación respecto al partido de ida. Galonja figuraba como número 2 con el fin de potenciar al equipo en los primeros puntos, que resultaban básicos para mantenerse en la eliminatoria. Por su parte, el Budaörsi, repitiendo la estrategia de la semifinal ante el Mirandela, llevó a Pota, su mejor jugadora, al punto intermedio con el fin de asegurar. Ambos movimientos podían resultar fundamentales.

De hecho, buena parte de las aspiraciones de Museo de la Almendra Francisco Morales dependían del primer encuentro. Galonja se medía a Madarasz, quien figuraba como jugadora base de las locales. La balcánica comenzó bordando su juego y se llevó los dos primeros sets, aumentando las esperanzas de voltear la serie. Sin embargo, Madarasz, la jugadora clave en Priego, apareció. Se llevó la tercera manga y llevó hasta la extenuación la cuarta salvando hasta tres bolas de partido para Galonja. El partido, y probablemente la final, se iba a decidir en el quinto set en el que la jugadora prieguense no arrancó bien, circunstancia que le condicionó. Con el 1-0, las opciones de título empezaban a ser remotas.

Jiaqi Meng tenía la tarea de mantenerlas en su partido ante Hari. La palista china cumplió con lo esperado, ya que la teoría le presentaba como favorita en el punto. La contienda no empezó bien, ya que las locales se llevaron el primer set. Pero el juego de Meng fue creciendo hasta rubricar el punto que igualaba la contienda a 1. En ese momento, todo dependía de Patricia Santos.

La portuguesa debía dinamitar los pronósticos ante la durísima Georgina Pota. Una empresa complicada de por sí atendiendo a la experiencia y calidad de la magiar. Pota, sabedora de la importancia del punto, no falló y certificó el título de su equipo.

Aún se tenía que terminar el partido y el Museo de la Almendra Francisco Morales tenía que dar una última demostración de coraje. Meng, además, tenía que ajustar cuentas con Madarasz de la ida y lo hizo imponiéndose por 1-3. Por su parte, Galonja no podía acabar con mal sabor de boca la final y cerró con un 3-0 su partido ante Hari.

El sueño se acabó sin el trofeo viajando de vuelta a Priego. Sin embargo, pasado el tiempo quedará el dulce recuerdo de una temporada para enmarcar e histórica para el primer equipo de la provincia de Córdoba que disputó una final de competición continental.

FUENTE: Departamento de comunicación Real Club Priego TM y Priego Mujer y Progreso